¿Cómo puedo ayudar a un familiar que se autoexige mucho?

Closeup portrait of attractive middle-aged businesswoman looking at camera, frowning and making frame gesture

Podemos definir la autoexigencia como la tendencia de un individuo a imponer altas expectativas y estándares sobre sí mismo en distintos aspectos de su vida como pueden ser las relaciones con los demás, el trabajo, los estudios o incluso en el rendimiento académico. Las personas autoexigentes, a menudo establecen metas difíciles de alcanzar y suelen ser críticas consigo mismas cuando no logran los estándares elevados.

En ocasiones, la autoexigencia puede impulsar a la excelencia y a alcanzar el éxito en determinadas situaciones pero no hay que olvidar que también puede llevar a elevados niveles de ansiedad, estrés, agotamiento y disminución de la autoestima. Lo recomendable es encontrar un equilibrio entre la aceptación de uno mismo y establecer metas ambiciosas, reconociendo que el éxito y el valor personal no se determinan exclusivamente por el cumplimiento de altos estándares, sino que hay otros factores.

Para abordar de manera saludable la autoexigencia, hay tres factores claves: la autoaceptación, el autocuidado y la compasión hacia uno mismo.

Consejos para ayudar a un familiar que se autoexige mucho:

Ayudar a alguien que muestra demasiada autoexigencia puede ser un proceso delicado, pero hay algunas formas para mostrarle apoyo.

Por un lado, escuchar de manera activa sus preocupaciones y sentimientos sin que se sienta juzgado o criticado. Se pueden realizar preguntas abiertas para entender mejor los pensamientos y emociones.

Además, una vez exprese sus sentimientos de autoexigencia es recomendable validarlos y reconocerlos, que sienta que es normal sentirse así pero que también hay maneras saludables para manejarlos.

Ayuda a la persona a que establezca metas realistas y alcanzables, anima a dividir las metas grandes en pasos más pequeños y manejables. Se puede ayudar así a ver sus logros y esfuerzos desde una perspectiva más amplia, destacando sus fortalezas para contrarrestar que todo su enfoque esté dirigido a lo negativo.

También es conveniente animar a la persona a ser compasiva consigo misma y a tratarse con amabilidad y comprensión, ayudando a cambiar su diálogo interno crítico por uno más alentador y compasivo.

Por otro lado, cuando la persona quiera realizar tareas o proyectos se le puede ofrecer apoyo práctico sobre todo si la autoexigencia está interfiriendo con su capacidad para completarlos. Recuerda la importancia del autocuidado y bienestar, animando a la persona a priorizar actividades que le ayuden a relajarse como el ejercicio, pasar tiempo con seres queridos como amigos o familia, o la meditación.

También enseñarle estrategias para manejar la autoexigencia como la respiración profunda, atención plena o reestructurar cognitivamente. Es de ayuda ser un modelo a seguir mostrando compasión con uno mismo y aceptación, demostrando cómo manejar las propia autoexigencia de una manera sana.

Finalmente, si la autoexigencia está afectando de manera significativa al bienestar, animarle a buscar ayuda terapéutica ya que un profesional de la salud mental puede aportar apoyo adicional y estrategias para manejar la autoexigencia de una forma más saludable.

Causas de la ansiedad frecuentes en personas mayores

Los tipos de persona autoexigente

Las personas autoexigentes pueden presentar distintas formas de manifestar tendencia hacia la autoexigencia, y éstas diferencias pueden verse influenciadas por varios factores como por ejemplo la personalidad, circunstancias individuales y experiencias de vida. Algunos tipos comunes de personas autoexigentes:

  • Perfeccionistas: tienden a imponer estándares demasiado altos y buscan la perfección en todo lo que hacen. Se esfuerzan por lograr resultados impecables en todas las áreas de sus vidas y suelen ser críticas consigo mismas cuando no obtienen sus propias expectativas.
  • Logradores: son aquellas personas que se fijan metas ambiciosas y se esfuerzan por obtener el éxito en todas las áreas de sus vidas. Pueden sentir una presión constante para superarse a sí mismos y alcanzar nuevos logros (incluso cuando ya han tenido éxito).
  • Obsesionados con el éxito: cuando una persona está obsesionada con el éxito, también lo está por alcanzarlo en todas las áreas de sus vidas y pueden sentir una presión constante para demostrar su valía mediante sus logros. Pueden medir su valía personal en función de su éxito académico, financiero o profesional.
  • Autocríticos: son muy duras consigo mismas y se juzgan cuando no cumplen sus propios estándares. Pueden tener una voz interna crítica que les dice que nunca son suficientemente buenos para algo y eso podría afectar a su autoestima y bienestar emocional.
  • Controladores: las personas controladoras desean controlar todos los aspectos de sus vidas y pueden sentirse estresadas o ansiosas cuando las cosas no salen según lo previsto. Pueden imponerse a sí mismas estándares muy altos.
  • Competitivos: son aquellas personas que están constantemente comparándose con los demás y buscando superar a los demás en todas las áreas de sus vidas. Pueden sentir presión por destacar y ser los mejores en todo lo que hacen.
  • Buscadores de aprobación: buscan el reconocimiento y validación de los demás para sentirse bien consigo mismos. Pueden imponerse a sí mismos estándares muy altos para ganar la aprobación de los demás.

Éstos mencionados son solo algunos ejemplos de los distintos tipos de personas autoexigentes que pueden existir. Cabe recordar que la autoexigencia se manifestará de diferentes maneras en diferentes personas y cada individuo es único en la forma en que experimenta y maneja su propia autoexigencia.

Lo bueno y lo malo de ser autoexigente

Las personas autoexigentes pueden experimentar una serie de ventajas y desventajas dependiendo de cómo manejan su tendencia hacia la autoexigencia.

En cuanto a los pros:

Las personas autoexigentes suelen esforzarse por alcanzar altos estándares y pueden lograr un alto nivel de rendimiento en sus actividades y metas.

Puede proporcionar una fuente interna de motivación para superarse a uno mismo y alcanzar el éxito en diferentes áreas de la vida, además del deseo de perfección y el impulso por alcanzar altos estándares puede llevar a las personas autoexigentes a desarrollar habilidades y competencias importantes en su campo de interés.

Las personas autoexigentes suelen asumir la responsabilidad de sus esfuerzos y eso les puede llevar a un mayor sentido de control y autonomía en sus vidas. También suelen experimentar una sensación de satisfacción y autoestima cuando alcanzan metas, lo que puede contribuir a una mayor estabilidad emocional.

En cuanto a los contras:

Los altos niveles de ansiedad generados por la autoexigencia, además del deseo de alcanzar la perfección puede llegar a la parálisis por el análisis.

La autoexigencia excesiva también puede contribuir a una baja autoestima y autoconcepto negativo, ya que las personas pueden sentir que nunca son lo suficientemente buenos.

Por otro lado, las personas autoexigentes pueden tener dificultades para establecer y mantener relaciones saludables debido a su enfoque en el rendimiento y perfección.

Síndrome Post-Finasteride: 5 consejos de un Psicólogo para solucionarlo.

El constante esfuerzo para alcanzar estándares muy altos puede llevar al agotamiento físico y emocional.

¿Necesitas asistencia profesional?

Si necesitas liberarte de algunas cargas emocionales, superar obstáculos y abrazar tu mejor versión, estoy aquí para ti. Tan solo elige una fecha y una hora que se ajuste a tu rutina:

Picture of Javier Ares Arranz
Javier Ares Arranz

Tu psicólogo online especializado en ansiedad, depresión y sexología.

Otros artículos que pueden interesarte...
Abrir chat
1
Hola 👋
¿En qué puedo ayudarte?