Ecoansiedad: qué es y 5 consejos para superarla.

Ecoansiedad Javier Ares Psicologo Online

La ecoansiedad se define como un temor intenso y crónico que surge ante la situación de cambio climático que estamos viviendo, vinculándose también con la anticipación de consecuencias catastróficas que puede comportar si la situación del planeta sigue empeorando.

 

Los síntomas que se observan en los sujetos que muestran este tipo de alteración van desde sintomatología propia de los trastornos de ansiedad, hasta depresión o culpa muy intensa. Observamos también un descontento con la actuación de los dirigentes de los países y una sensación de soledad y de abandono.

 

Dada la complejidad de la situación climatológica y lo difícil que es percibir un cambio favorable vinculado con nuestra actuación, es necesario trabajar habilidades y capacidades que nos ayuden a reducir la ansiedad y el malestar relacionado con la situación y mantenernos fuertes para seguir luchando para lograr una mejora.

 

En este artículo hablaremos de la ecoansiedad, cómo se define este término, qué síntomas están asociados a este problema, qué tipos se distinguen y cómo actuar para reducir el malestar.

 

¿Qué se entiende por ecoansiedad?

 

La ecoansiedad, también conocida como ecoangustia, ecomiedo o ecoculpabilidad, es el temor intenso y continuo a que suceda una catástrofe ambiental dada la situación climatológica ambiental, el cambio climático. Este miedo se relaciona con una preocupación por el futuro, por cómo será la vida de nuestros descendientes. Pese a no estar clasificado como un trastorno específico dentro de los principales Manuales Diagnósticos, la Asociación Americana de Psicólogos tiene en cuenta y valora las afectaciones psicológicas que comporta el cambio climático.

 

La ecoansiedad se presenta a nivel mundial y en individuos de distintas edades, aunque sí que observamos una mayor prevalencia de ecoansiedad en jóvenes.

 

La mayor afectación de los jóvenes se relaciona con el tipo de educación que han recibido; estas nuevas generaciones dan más importancia al clima y a la necesidad de cuidar el medio ambiente, puesto que al final son los que vivirán más en él. Deben emprender un proyecto de vida y prever cómo será el mundo a décadas vista.

 

Síntomas

 

El modo de expresar esta alteración psicológica puede variar según el sujeto que la ha desarrollado, aunque la podemos clasificar en tres grupos de alteraciones según el ámbito del individuo que se ve afectado. El cambio climático comporta alteraciones en la salud física: mayor número de alergias, de enfermedades vinculadas con mal estado del agua y exposición a nuevos agentes patógenos a medida que los animales conquistan nuevas áreas del planeta a causa del calentamiento de la Tierra. Asimismo, también se ve afectado el estado y relaciones comunitarias, disminuye la cohesión social y la empatía, aumentando la agresividad e irritabilidad. Se observa menos paciencia y más inestabilidad social.

 

Otro ámbito en el que se muestra una repercusión del cambio climático es el psicológico. Como ya hemos visto, el cambio climático y la incertidumbre del futuro genera en la población una sensación de ansiedad, estrés, miedo, y síntomas depresivos e incluso, en algunos casos, síntomas vinculados con el estrés postraumático. Este malestar puede derivar en consumo de sustancias con la intención de disminuir la sintomatología.

 

Del mismo modo, el sentimiento de culpa también es una respuesta típica en los sujetos que muestran este tipo de ansiedad, ya que se sienten responsables de la situación y de dejar en tan mal estado el planeta a sus hijos. Por este motivo, hay un alto porcentaje de jóvenes que se plantean no tener descendencia, dado que no quieren que sus hijos vivan en un mundo como el actual, teniendo también en cuenta que se prevé que la situación siga empeorando.

 

Ansiedad: ¿se puede meditar con los ojos abiertos?

Se observa igualmente un descontento por la actuación del gobierno o fuerzas políticas. Creen que la actuación no es suficiente y que no se realizan las acciones y planes necesarios para frenar el progresivo deterioro del planeta y el desenlace catastrófico que se anticipa. Así, es frecuente que aparezca un sentimiento de impotencia de ver inútil nuestra intervención, puesto que desde los altos peldaños de la jerarquía no se hace nada para mejorar la situación y los cambios realizados por grupos pequeños son insuficientes.

 

Tipos de ecoansiedad

 

Ahora que conocemos mejor el término de ecoansiedad y los síntomas que comporta, será más fácil entender los dos tipos que se distinguen.

 

Por un lado, están los sujetos que creen que todo lo hacen mal y como ya hemos apuntado, aparecen en ellos un sentimiento de culpabilidad. Esta visión negativa de su comportamiento y la culpabilidad no ayuda a movilizar al sujeto. Simplemente se lamenta por la situación pero no actúa para remediarla; por ello, podemos valorar este tipo como no funcional.

 

Por otro lado, están los individuos que quieren hacerlo todo de modo perfecto, intentando actuar de la mejor manera posible para no generar un fuerte impacto en la naturaleza. Este perfeccionismo excesivo tampoco se considera funcional, puesto que es fácil que se pierdan en acciones insignificantes y olviden la idea principal tras su intención de cuidar del medio ambiente. Al final, la meta que se pretende alcanzar es que el mayor porcentaje de la población muestre conductas de cuidado y respeto al medio ambiente, y no que una pequeña parte actúe de manera perfecta.

 

Qué hacer para lograr disminuir al ecoansiedad

 

Como hemos visto, la dificultad que comporta conseguir un cambio a nivel mundial no nos debe frenar y tenemos que actuar de la manera que creamos más adecuada. Pero es necesario que también miremos por nuestra salud mental y por nuestro bienestar. Si nuestra integridad física o mental se ve muy afectada, tampoco lograremos impulsar cambios económicos, culturales y políticos.

 

La ecoansiedad, como bien nos indica el término, se relaciona principalmente con sintomatología ansiosa. Por esta razón utilizaremos técnicas empleadas para los trastornos de ansiedad, como puede ser las técnicas de relajación y regulación emocional, entre las cuales cabe destacar la visualización, la respiración diafragmática controlada y la relajación muscular progresiva de Jacobson.

 

En cualquier caso, recuerda que la manera más efectiva de afrontar esta clase de problemas es acudir a psicoterapia.

 

No olvides leer mi colaboración con la revista Vogue hablando de Ecoansiedad.

 


 

Referencias bibliográficas:

Poma, A. (2019) Los impactos emocionales del reporte especial del IPCC. ¿Aún estamos a tiempo para el 1,5ºC ? Voces y visiones sobre el reporte especial del IPCC.

Fawbert, D. (2019) Cómo saber si padeces “ecoansiedad” (y qué puedes hacer para combatirla”.

Cómo influye la ansiedad en los problemas para concentrarse

Usher, K., Durkin, J. Bhullar, N. (2019) Eco-anxiety: How thinking about climate change-related environmental decline is affecting our mental health. International Journal of Mental Health Nursing.

¿Necesitas asistencia profesional?

Si necesitas liberarte de algunas cargas emocionales, superar obstáculos y abrazar tu mejor versión, estoy aquí para ti. Tan solo elige una fecha y una hora que se ajuste a tu rutina:

Picture of Javier Ares Arranz
Javier Ares Arranz

Tu psicólogo online especializado en ansiedad, depresión y sexología.

Otros artículos que pueden interesarte...
Abrir chat
1
Hola 👋
¿En qué puedo ayudarte?