¿Cómo sé si tengo Fobia Social?

En este artículo hablaremos de la Fobia Social y cómo identificarla.

Para muchas personas, es complicado comprender de qué formas las dolencias psicológicas tienen un impacto significativo en las personas. Debido a la generalizada falta de empatía y conocimientos sobre salud mental, para muchas personas es complicado comprender la mente y realidad de quienes se enfrentan a este tipo de problemas. ¿Cómo sé si tengo Fobia Social?.

Sin embargo, puede resultar más sencillo prestar atención a los hábitos y la cotidianidad de cada persona para fijarnos en cuándo estos empiezan a ser diferentes o tener una influencia clara de una dolencia psicológica. Un trastorno psicológico se considera como tal cuando empieza a tener un impacto en la vida diaria y la calidad vital de las personas, influenciando en la forma en la que se relacionan con su entorno físico, social y personal.

En este artículo, hablaremos de la diversidad de formas en las que la fobia social tiene una influencia en los hábitos y la vida diaria de las personas a las que afecta. Es importante desarrollar nuestra empatía para comprender las realidades de todas las personas que se enfrentan día a día a realidades cotidianas diferentes a las normativas.

¿Qué es la fobia social?

Para empezar, resulta importante delimitar qué es la fobia social. Las fobias se definen como temores intensos, persistentes y en muchas ocasiones sin una causa definida a un objeto concreto. Por ello, aplicado a lo social, la fobia social hace referencia a sentir un miedo muy intenso y difícil de controlar a ser observado, criticado o juzgado por otras personas.

Así, las personas afectadas por la fobia social se mueven en su entramado social guiados por la vergüenza, el miedo a la humillación y el rechazo, y el temor por tener un impacto negativo en otras personas o recibir críticas negativas. De esta forma, se produce una limitación significativa en la forma en la que estas personas funcionan de forma cotidiana, evitando el mantenimiento de relaciones sociales o el establecimiento de contactos con personas desconocidas, afectando negativamente la calidad de vida.

El apoyo social se considera uno de los principales apoyos psicológicos y predictores del bienestar general de las personas. Este hace referencia a sentir apoyo de una red de personas y buscar en ellos ayuda o validación cuando haga falta. Las personas con fobia social tienen muchas dificultades para construir este tipo de relaciones y mantenerlas en el tiempo, poniendo así en riesgo su salud mental y bienestar.

Influencia en los hábitos y la vida diaria

Como hemos comentado, la vivencia de fobia social continuada y persistente tiene influencia sobre diferentes y diversas variables de la vida diaria y cotidiana de las personas. A continuación, vamos a comentar algunas de las principales:

1. Relaciones sociales

La fobia social ejerce una influencia significativa en las relaciones interpersonales. Aquellos que la padecen a menudo se sienten incómodos en situaciones sociales, temiendo el juicio de los demás. Esto puede llevar a la evitación de eventos sociales, la dificultad para entablar amistades y el aislamiento. Las personas con fobia social pueden sentirse ansiosas incluso en interacciones cotidianas, como conversaciones en el trabajo o con amigos. Esta ansiedad puede ser paralizante, impidiendo que expresen sus opiniones o deseos. Esto puede conducir a una sensación de soledad y una disminución en la calidad de vida, destacando así la importancia de abordar esta condición de manera adecuada.

2. Trabajo y estudios

La fobia social puede tener un impacto significativo en el ámbito laboral y académico. Aquellos que la experimentan a menudo enfrentan desafíos al interactuar en entornos profesionales o educativos. Las presentaciones en público, las reuniones y las entrevistas laborales pueden generar una intensa ansiedad, lo que afecta negativamente su rendimiento. En el ámbito académico, las presentaciones en clase y la participación en discusiones pueden resultar abrumadoras. Esto puede llevar a la disminución de oportunidades laborales y académicas, lo que, a su vez, puede afectar la autoestima. Es fundamental buscar apoyo y tratamientos adecuados para superar estos obstáculos y alcanzar el potencial profesional y académico completo.

3. Hábitos diarios

La fobia social provoca cambios notables en la rutina diaria de quienes la padecen. Evitar lugares públicos concurridos, como centros comerciales o restaurantes, se convierte en una estrategia para minimizar la ansiedad. La interacción social, incluso con amigos cercanos, puede volverse esquiva. Además, el miedo a situaciones que impliquen hablar en público o incluso hacer una simple llamada telefónica puede llevar al aislamiento. La evitación del contacto visual y la tendencia a quedarse en segundo plano son comunes. Estos cambios en los hábitos pueden afectar negativamente la calidad de vida y resaltar la necesidad de tratamiento y apoyo para recuperar la confianza y la autonomía en la vida diaria.

Opciones de tratamiento

Es importante concluir este artículo dejando claro que, aunque la fobia social impacta en la vida diaria y hábitos de las personas afectadas por ella, existen también diferentes opciones de tratamiento y apoyo. Para terminar, ofreceremos algunas opciones de tratamiento; es importante que recurras a ayuda profesional para conseguir enfrentar con éxito la fobia social:

1. Terapia Cognitivo-Conductual (TCC)

Esta terapia se enfoca en identificar y cambiar patrones de pensamiento negativos y comportamientos evitativos. La TCC brinda herramientas prácticas para enfrentar la ansiedad social de manera más efectiva.

2. Grupos de apoyo

Unirse a grupos de apoyo locales o en línea proporciona un espacio seguro para compartir experiencias, estrategias de afrontamiento y recibir apoyo emocional de personas que entienden los desafíos de la fobia social.

3. Entrenamiento en habilidades sociales

A través de la práctica sistemática, las personas pueden mejorar sus habilidades sociales y sentirse más seguras en situaciones sociales.

4. Mindfulness y relajación

Algunas técnicas de mindfulness y relajación pueden ayudar a reducir la ansiedad en situaciones sociales al aprender a estar presente y a controlar la respuesta al estrés.

5. Aplicaciones y recursos en línea

Existen aplicaciones y recursos en línea que ofrecen consejos, ejercicios y seguimiento para ayudar en el manejo de la fobia social.

Referencias bibliográficas:

Caballo, V. E., Andrés, V., & Bas, F. (1997). Fobia social. Manual para el tratamiento cognitivo-conductual de los trastornos psicológicos, 1, 25-87.

Rueda, L., Arias, A. M., Dinamarca, D., Esmar, D., & Lizama, E. (2007). Impacto en las áreas de desempeño ocupacional como consecuencia de una fobia social. Revista Chilena de Terapia Ocupacional, (7), ág-47.

¿Necesitas asistencia profesional?

Si necesitas liberarte de algunas cargas emocionales, superar obstáculos y abrazar tu mejor versión, estoy aquí para ti. Tan solo elige una fecha y una hora que se ajuste a tu rutina:

Picture of Javier Ares Arranz
Javier Ares Arranz

Tu psicólogo online especializado en ansiedad, depresión y sexología.

Otros artículos que pueden interesarte...
Abrir chat
1
Hola 👋
¿En qué puedo ayudarte?