Cómo darnos cuenta de que nos estamos infravalorando

cómo darnos cuenta de que nos estamos infravalorando

Aunque no seamos conscientes de ellos, la forma en la que nos valoramos a nosotros mismos y el estilo con el que nos juzgamos diariamente dice mucho de nosotros, y se relaciona con la propia salud mental y bienestar psicológico.

Algunas personas tienen tendencia a menospreciarse constantemente o autodespreciarse de manera sistemática, algo que afecta de manera notable a su salud mental a largo y medio plazo. Darse cuenta de ello a tiempo es fundamental para no perder calidad de vida y evitar que nuestras relaciones se degraden.

 

Señales que indican que te estás menospreciando

A este respecto, existen algunas claves o pistas que podemos tener en cuenta para darnos cuenta de que nos estamos menospreciando, estas son las más habituales.

 

  1. Diálogo interno crítico

El diálogo interno es la forma con la que nos hablamos a nosotros mismos a diario, la manera en la que nos comunicamos con nuestro propio yo, ya sea mentalmente como en voz alta.

Este diálogo puede ser positivo o negativo, y dice mucho de la percepción o la manera en la que se percibe a sí misma una persona. Por ejemplo, las personas que se menosprecian a sí mismas suelen tener un diálogo interno negativo y muy crítico.

Este diálogo interno negativo suele incluir faltas de respeto a la propia persona, insultos, juicios severos hacia uno mismo y minimizaciones de las propias virtudes o puntos fuertes.

 

  1. Emitimos juicios que siempre nos llevan a culparnos

Las personas que se menosprecian a sí mismas tienen tendencia a emitir sobre sí mismas juicios muy severos, que no emitirían jamás sobre otras personas, familiares, amigos o conocidos de su entorno.

Este tipo de juicios suelen darse cada vez que la persona pone a prueba sus habilidades, conocimientos, destreza o aptitudes físicas. Así como también en competiciones con otras personas o bien en pruebas, test o exámenes de todo tipo.

Especialmente en casos de fracaso, los juicios emitidos por uno mismo son verdaderamente severos y exagerados, ya que rara vez se corresponden o son proporcionales a la realidad de lo sucedido.

 

  1. Compararnos constantemente con otras personas

Además de los juicios exageradamente negativos, otras de las características de las personas que se menosprecian a menudo es la comparación constante con otras personas que están a su alrededor.

Estas comparaciones se hacen a todas horas, en todo tipo de ámbitos de la vida y siempre tienen como resultado una minusvaloración y menosprecio de nuestras propias habilidades, aptitudes o conocimientos.

 

  1. No somos capaces de encontrar nada bueno en nosotros

Un ejercicio habitual que ponen en práctica los psicólogos en sus consultas es el de pedir a sus pacientes que digan 3 cosas positivas que encuentran en sí mismos o 3 virtudes que creen propias.

Este ejercicio se suele realizar para averiguar si una persona se está menospreciando o tiene una visión negativa de sí mismos, ya que habitualmente este tipo de perfiles son incapaces de encontrar nada bueno en ellos mismos.

 

  1. Creemos que no merecemos ser amados

La visión negativa de uno mismo abarca todas las áreas públicas y personales de la persona, y también llega a su vida sentimental y a sus posibilidades de amar o ser amados.

Las personas que se menosprecian por sistema también tienen una visión pesimista de su vida amorosa, creen que jamás podrán ser amados y por encima de todo creen que no merecen el amor de otra persona.

 

  1. Juicio negativo sobre nuestra infancia

El menosprecio a uno mismo suele tener sus orígenes en una infancia marcada por el maltrato, las humillaciones paternas o en un modelo paterno de crianza demasiado severo o perfeccionista.

Es por eso por lo que muchas personas que se autodesprecian tienen también una visión negativa de su “yo” de niño y son incapaces de reconocer nada bueno ni positivo de su infancia.

 

  1. Minimizamos los propios éxitos

Otro de los signos inequívocos de que estamos ante un caso de auto-menosprecio es la minimización de los propios éxitos y la atribución de estos a la suerte o a la casualidad.

Esto significa que ante cualquier logro laboral, éxito personal y éxito deportivo o personal, la persona atribuirá dicho fenómeno a una suerte fortuita o a un hecho casual.

 

  1. Ignorar las propias virtudes

Además de minimizar los éxitos propios, las personas que se autodesprecian también tienen tendencia a ignorar las propias virtudes, haciendo efectivo un pobre y negativo autojuicio, del que se ha hablado anteriormente.

Aunque objetivamente la persona cuente con aptitudes, conocimientos y virtudes reales, siempre tendrá tendencia a minimizarlas o ignorarlas de manera sistemática.

 

  1. Exageramos los propios defectos

De la misma manera que existe una tendencia a ignorar las propias virtudes, las personas que se autodesprecian también exageran sus propios defectos y asumen que los demás las ven de una manera negatia a causa de esas supuestas vulnerabilidades.

Esto significa que aunque la persona falle una vez en alguna prueba deportiva, en exámenes o en test universitarios, el juicio que se ejerce sobre ese fracaso es mucho mayor que la importancia real que tiene el fallo.

¿Necesitas asistencia profesional?

Si necesitas liberarte de algunas cargas emocionales, superar obstáculos y abrazar tu mejor versión, estoy aquí para ti. Tan solo elige una fecha y una hora que se ajuste a tu rutina:

Picture of Javier Ares Arranz
Javier Ares Arranz

Tu psicólogo online especializado en ansiedad, depresión y sexología.

Otros artículos que pueden interesarte...
Abrir chat
1
Hola 👋
¿En qué puedo ayudarte?