¿Soy adicto al sexo? 7 consejos para saberlo 

adiccion al sexo

Muchas personas sienten que tienen una relación dañina con el sexo, y eso les hace cuestionarse su salud mental. No se trata solo de tener una vida sexual insatisfactoria, sino que además, en muchos casos, aparecen una serie de problemas que van más allá de ese ámbito íntimo y afectan a otras experiencias del día a día, aunque teóricamente surjan del modo en el que esos individuos viven el sexo.

Esto ocurre, por ejemplo, con las personas que sufren adicción al sexo: notan que lo que les pasa está relacionado con su grado de líbido, de excitación, y de necesidad de acostarse con alguien o de masturbarse, pero también se dan cuenta de que su malestar no se limita a la vida sexual, sino que “invade” otros aspectos de su día a día.

¿Cómo saber si soy adicto al sexo? Esta es la pregunta por la que debemos empezar para abordar este tipo de problemas, y profundizaremos en ella a lo largo de este artículo.

¿Qué es la adicción al sexo?

Lo que suele llamarse “adicción al sexo” es, técnicamente, un fenómeno llamado hipersexualidad, y que tiene algunas características que lo distinguen de las adicciones realmente existentes. Por ejemplo, no se ha observado que en la hipersexualidad surja el proceso psicológico de la tolerancia, que hace que la persona adicta necesite realizar cada vez con más frecuencia e intensidad la actividad hacia la que ha desarrollado dependencia para obtener la misma sensación de alivio momentáneo. Debido a esto, suele considerarse que estamos ante un problema que forma parte de los trastornos del control de los impulsos, categoría muy asociada al Trastorno Obsesivo-Compulsivo.

Sin embargo, para explicar sus características resumidas y no usar etiquetas clínicas poco conocidas a nivel popular, aquí seguiré refiriéndome a este problema con el nombre de “adicción al sexo”.

Las personas que desarrollan esta alteración sienten la necesidad irrefrenable de realizar actividades sexualmente estimulantes con mucha frecuencia, hasta el punto de que esta dinámica afecta negativamente a su calidad de vida. Este tipo de comportamientos que giran alrededor de la estimulación sexual pueden basarse en relaciones sexuales con otras personas o en la masturbación.

Por otro lado, otra cosa que debemos tener en cuenta de la hipersexualidad es que puede tener causas psicológicas o neurológicas; por ejemplo, se ha observado que muchos pacientes que sufren demencias expresan síntomas ligados a la adicción al sexo, como consecuencia de un desgaste de su capacidad para regular sus impulsos.

¿Cómo saber si soy adicto al sexo?

Aunque la adicción al sexo es un problema que puede expresarse en una amplia variedad de maneras, por lo general, las señales de alerta más comunes para identificarla son las que verás descritas aquí (eso sí, recuerda que solo un profesional de la salud puede realizar un diagnóstico). Recuerda que no tienen por qué darse todas a la vez para que pueda considerarse que te afecta la hipersexualidad.

1. Tu necesidad de tener sexo limita tu vida sentimental

Estas limitaciones pueden llegar en forma de serias dificultades para mantener la fidelidad en un noviazgo o matrimonio, desacuerdos con el otro miembro de la pareja por tener grandes inferencias en el interés por el sexo, etc.

2. Te cuesta dormirte porque sientes que debes tener un orgasmo antes

Una vivencia común de las personas adictas al sexo consiste en asumir que si no se satisfacen sexualmente, pierden el tiempo. Esto les afecta mucho al irse a dormir, cuando no hay nada que hacer más allá de esperar a caer dormidas, y hace que se genere una tensión entre las ganas de relajarse y conciliar el sueño, por un lado, y las ganas de “aprovechar ese rato” con el sexo o la masturbación, por el otro.

10 consejos para aprovechar más el tiempo y reducir la ansiedad 

3. Te distraes en el trabajo porque piensas demasiado en sexo

Los pensamientos asociados al sexo, como por ejemplo las fantasías sexuales, suelen interferir en las rutinas de trabajo de quienes sufren este problema, haciendo que no se concentren y sufran muchos despistes, además de rebajando su eficiencia y productividad.

4. Notas que gran parte de tu tiempo libre se ve en consumir pornografía

Otra de las claves para saber si eres adicto al sexo tiene que ver con la insatisfacción vital de notar que no se aprovecha bien el tiempo libre, ya sea para descansar de verdad o para dedicarle a una afición estimulante y que dé lugar a un proceso de autosuperación o aprendizaje.

5. Notas que eres incapaz de reducir la frecuencia con la que te masturbas o tienes sexo

Esta es una de las señales más claras de que la adicción al sexo se está consolidando y afecta a la regulación de los impulsos.

6. Crees que las ganas de tener sexo te exponen demasiado a conductas de riesgo

Estos comportamientos arriesgados pueden consistir tener relaciones sin protección y/o con personas desconocidas sin apenas valorar las consecuencias que ello tendrá.

7. Tu dependencia hacia el sexo ha dañado tu autoestima

Finalmente, cabe tener en cuenta que este tipo de necesidad de tener sexo suele causar una baja autoestima en quienes pasan por esta experiencia, porque se notan “esclavizados” por esas rutinas asociadas a la satisfacción sexual.

¿Buscas psicoterapia ante los problemas asociados al sexo?

Si te interesa contar con asistencia psicológica profesional para superar formas de malestar como la adicción al sexo, ponte en contacto conmigo cuanto antes. Me llamo Javier Ares, soy Psicólogo General Sanitario, y puedo ofrecerte un programa de intervención psicoterapéutica realizado presencialmente o de manera online a través de sesiones de videollamada periódicas.

Referencias bibliográficas:

Catalan, J.; Singh, A. (1995). Hypersexuality revisited. The Journal of Forensic Psychiatry. 6(2): pp. 255 – 258.

Marlatt, G.A.; Baer, J.S.; Donovan, D.M.; Kivlahan, D.R. (1988). Addictive behaviors: etiology and treatment. Annual Review of Psychology, 39: pp. 223 – 252.

Hamann, S.; Herman, R. A.; Nolan, C. L.; Wallen, K. (2003). Men and women differ in amygdala response to visual sexual stimuli. Nature Neuroscience, 7(4): pp. 411 – 416.

Quadland, M.C. (1985). Compulsive Sexual Behavior: Definition of a Problem and an Approach to Treatment. Journal of Sex & Marital Therapy, 11(2): pp. 121 – 132.

Cuatro trucos para disminuir nuestra adicción a redes sociales

¿Necesitas asistencia profesional?

Si necesitas liberarte de algunas cargas emocionales, superar obstáculos y abrazar tu mejor versión, estoy aquí para ti. Tan solo elige una fecha y una hora que se ajuste a tu rutina:

Picture of Javier Ares Arranz
Javier Ares Arranz

Tu psicólogo online especializado en ansiedad, depresión y sexología.

Otros artículos que pueden interesarte...
Abrir chat
1
Hola 👋
¿En qué puedo ayudarte?